top of page

Cultura y Filosofía empresarial

Actualizado: 18 ago 2023

La cultura organizacional y la filosofía empresarial son dos conceptos fundamentales que influyen en la forma en que una empresa opera y se relaciona con sus empleados, clientes y la sociedad en general.


La cultura organizacional se refiere al conjunto de valores, creencias, normas, actitudes y comportamientos compartidos por los miembros de una organización. Es la "personalidad" de la empresa y define la forma en que se realizan las actividades, se toman decisiones y se interactúa entre los diferentes niveles jerárquicos y departamentos.

La filosofía empresarial se refiere a los principios y valores fundamentales que guían las decisiones y acciones de una empresa. Es una declaración de la misión, visión y valores de la organización que establece su propósito y sus objetivos a largo plazo.


La filosofía empresarial establece el "DEBER SER" de una organización; nos dice cómo queremos que sea la empresa. La cultura organizacional indica el "SER REAL"; es decir, cómo se está comportando en la realidad.

Existen diferentes recursos organizacionales que es conveniente utilizar si se quiere que tanto la filosofía como la cultura empresarial estén debidamente alineadas, y que ambas contribuyan en el logro del propósito de la empresa.

Lo importante es identificarlos y darles vida en la actividad diaria.


Algunos de estos recursos para alinear la filosofía y la cultura empresarial los encuentras en un liderazgo ejemplar, comunicación constante, capacitación y desarrollo, reconocimiento, participación de los empleados, integrar filosofía en procesos y políticas, compartir historias que muestra cómo otros viven la filosofía, evaluaciones y correcciones de alineación, incluir la filosofía en el proceso de selección y contratación de personal, así como la constancia y perseverancia al irlo viviendo cotidianamente.


Cuando estos recursos organizacionales son promovidos por los altos niveles organizacionales, se estará facilitando la conformación de un entorno que refuerce el alineamiento de la filosofía y la cultura empresarial.


Y para ir comprobando que las personas están realizando acciones que favorecen este alineamiento, se pueden establecer ciertos indicadores, como por ejemplo y entre otros:

  1. Conocer y comprender la filosofía: Los colaboradores se familiarizan profundamente con los valores, la misión y la visión de la empresa.

  2. Reflejan los valores en su trabajo: Buscan oportunidades para aplicar los valores de la filosofía en sus tareas diarias.

  3. Toman decisiones coherentes: Antes de tomar decisiones importantes, reflexionan sobre cómo se alinean con la filosofía de la empresa.

  4. Colaboran y comunican: Fomentan la colaboración y la comunicación abierta con sus compañeros de trabajo.

  5. Demuestran respeto y empatía: Tratan a tus colegas, superiores y subordinados con respeto y empatía.

  6. Innovación y mejora continua: Buscan constantemente formas de mejorar los procesos y procedimientos de la empresa.

  7. Mantienen una ética sólida: Toman decisiones éticas y muestran integridad en todo momento, cultivando un entorno de confianza y credibilidad.

  8. Participan en eventos y actividades: Asisten a eventos, capacitaciones y actividades organizadas por la empresa, mostrando su compromiso y apoyo.

  9. Brindan retroalimentación constructiva: Ofrecen retroalimentación constructiva a sus colegas de manera respetuosa y con el objetivo de contribuir al crecimiento y desarrollo personal.

  10. Inspiran a otros: Se convierten en un modelo en su propio trabajo, con actitudes positivas.

  11. Reconocen aportaciones valiosas: Reconocen y celebran a sus compañeros cuando demuestran un compromiso sólido con los valores de la empresa.

  12. Retroalimentación constructiva: Solicitan retroalimentación sobre cómo están viviendo los valores de la empresa y buscan oportunidades de mejora.

Alinear filosofía y cultura es todo un proceso de cambio que lleva su tiempo. Elige un recurso y una acción. Transmítelos a los colaboradores, experiméntalas, dales seguimiento; y luego introduce otra más; y así sucesivamente.


En su oportunidad, si así se desea, es factible establecer objetivos SMART, para cada uno de los indicadores elegidos.


Con gusto te ofrecemos el soporte necesario para la implementación de una cultura organizacional que contribuya al logro de la estrategia empresarial.




26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page