top of page

Cultura y Procesos organizacionales

Actualizado: 18 sept 2023

La cultura y los procesos organizacionales son dos elementos fundamentales en la vida de una empresa u organización. Ambos están estrechamente relacionados y desempeñan un papel crucial en el éxito y el funcionamiento de la misma. Entre ellos existe una importante interconexión.


La cultura organizacional influye en la forma en que los empleados interactúan entre sí y con la dirección, así como en la forma de abordar sus tareas y desafíos.

Los procesos organizacionales son las actividades y tareas estructuradas y en secuencia que una organización lleva a cabo para lograr sus objetivos. Estos procesos pueden abarcar desde la producción y distribución de productos o servicios hasta la gestión de recursos humanos y la toma de decisiones.


Es importante reconocer que existen procesos en toda actividad humana y social. Los procesos eficientes y efectivos son esenciales para el funcionamiento exitoso de una organización.


Los diferentes tipos de procesos organizacionales son:


Procesos principales: Son los procesos centrales que están directamente relacionados con el giro empresarial, la misión de la organización y la creación de valor para los clientes.

Procesos de soporte: Estos procesos respaldan las actividades principales, como la gestión de recursos humanos, la contabilidad y la gestión de la tecnología de la información.

Procesos de gestión: Con estos procesos se llevan a cabo actividades que se refieren a la toma de decisiones y la planificación estratégica que guían a la organización en su conjunto.

Procesos de apoyo: Son procesos que no tienen que ver con las actividades que realiza la empresa, pero que son necesarios, tales como servicio de limpieza, de seguridad y protección.


La forma en que se interconectan la Cultura y Procesos organizacionales se puede identificar en:

  • La cultura influye en la forma en que se diseñan y ejecutan los procesos. Por ejemplo, una cultura que valora la innovación puede fomentar procesos de desarrollo de productos más creativos.

  • Los procesos pueden reforzar o modificar la cultura. Un proceso de retroalimentación y reconocimiento de empleados puede reforzar una cultura de trabajo en equipo y colaboración.

  • Si los procesos son inconsistentes con la cultura, esto puede generar conflictos y dificultades en la organización. Es importante que haya coherencia entre ambos.

La cultura y los procesos organizacionales están interconectados y se influyen mutuamente.


Una cultura sólida y coherente puede mejorar la eficiencia y efectividad de los procesos, mientras que los procesos bien diseñados pueden respaldar y fortalecer la cultura deseada de una organización.


Ambos aspectos son esenciales para el éxito a largo plazo de una organización.


Con gusto te ofrecemos el soporte necesario para la implementación de una cultura organizacional que contribuya al logro del Propósito Empresarial.


Participa en el curso "Sistemas Culturales", de utilidad para identificar las variables organizacionales y elementos que facilitan elevar la productividad, la satisfacción, la innovación y retención de talentos.



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page